Una visita importante…

Queridos todos:
Queríamos hacerlos partícipes de la enorme gracia que recibimos al comienzo de esta semana.
El pasado sábado 4 de marzo, recibimos la visita a nuestra comunidad de hermanas, a la Madre María de Harissa, Superiora Provincial. Y el domingo 5 recibimos con mucha alegría la visita de la Madre María Corredentora
, Superiora General de todas las religiosas de las “Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará” en el mundo entero. Ella viajó desde Italia (Roma), a Paraguay para conocer y visitar nuestra misión en Ciudad del Este.

Después de la Santa Misa del día domingo 5, la Madre Corredentora pudo encontrarse con algunos familiares de las religiosas paraguayas de nuestra congregación que se encuentran estudiando en Argentina y en Brasil. Entre cantos y charla, éstos le manifestaron a la Madre, la alegría que ellos sienten de tener sus hijas religiosas en nuestra congregación. Todo se vivó en un clima de alegría.

El lunes 6 por la tarde, vinieron a nuestra casa un grupo de chicas con inquietudes vocacionales. Pudieron compartir con la Madre la merienda, donde ella pudo aconsejarlas y relatar su experiencia vocacional. Por gracia de Dios fue un encuentro hermosísimo. Las chicas estaban muy agradecidas por el tiempo que la Madre les brindó y por los consejos recibidos.

El mismo día tuvimos la gracia enorme de poder realizar la bendición de nuestra casa, como hacemos cada año, y de modo especial se realizó la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en nuestra comunidad. Como festejo por esto, compartimos la cena con la comunidad de los Padres del IVE, que se encuentran misionando también aquí.

El Martes 7, después de la Santa Misa se tuvo la reunión con la Tercera Orden de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado. Los miembros pudieron presentarse y relatar algunas de las actividades que realiza la Tercera Orden en nuestra parroquia. La Madre Corredentora pudo contar sobre algunas de las misiones en donde están nuestros religiosos, tanto los sacerdotes como las hermanas; y también contó las distintas actividades que realiza la tercera orden en diferentes partes del mundo. Por último todos los miembros dieron un presente a las Madres, agradeciéndoles la visita que hicieron a Paraguay. Todo se vivió en un clima muy familiar.

Finalmente el miércoles 8 por la mañana, viajamos todas a Puerto Iguazú (Argentina), para despedir a las Madres. Un viaje particular, pues navegamos por el Paraná en balsa atravesando por el Hito de las tres fronteras (Paraguay, Brasil y Argentina).

Agradecemos a la Madre Corredentora por todo los que hace por cada una de nosotras, por sus consejos, y por la visita que hizo a nuestra comunidad y a nuestra Misión, aquí en Ciudad del Este. Sin duda fue una visita de grandes frutos.
En el Verbo Encarnado y su Madre Santísima
Misioneras en las tierras rojas del Paraguay