El Esposo de María

Queridos todos en el “Verbo Encarnado”:

«José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer, porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1, 20-21).

Hemos celebrado con gran alegría la Solemnidad de san José Esposo de María Santísima, modelo de santidad  para todo cristiano, especialmente modelo de esposo y de padre.

San José, Patrono de la Iglesia Católica, proclamado por el Papa Pio IX, y, acentuando este patrocinio el Papa León XIII, años más tarde, expresa lo siguiente: «Las razones por las que el bienaventurado José debe ser considerado especial Patrono de la Iglesia, y por las que a su vez, la Iglesia espera muchísimo de su tutela y patrocinio, nacen principalmente del hecho de que él es el esposo de María y padre putativo de Jesús (…). José, en su momento, fue el custodio legítimo y natural, cabeza y defensor de la Sagrada Familia (…). Es, por tanto, conveniente y sumamente digno del bienaventurado José que, lo mismo que entonces solía tutelar santamente en todo momento a la familia de Nazaret, así proteja ahora y defienda con su celeste patrocinio a la Iglesia de Cristo» (León XIII, Carta Encícl. Quamquam pluries (15 de agosto de 1889): l.c., pp. 177-179.)

Por todo esto y por las intenciones de cada uno de los fieles, hemos rezado en la parroquia la oración de los treinta días a san José, oración escrita por santa Teresa de Jesús, invitando también a manifestar esta devoción a las veinticuatro capillas que pertenecen a la parroquia. Muchos fieles devotos, con gran fe y devoción expresaron sus angustias y alegrías a los pies del santo Patrono.

Especialmente, celebramos la novena y las fiestas patronales en una de las capillas perteneciente a la parroquia, quien tiene como Patrono a “san José Esposo”, la comunidad participó intensamente durante los días de la santa Novena, recibiendo, como es costumbre, abundantes gracias derramadas por Dios en sus almas por la intercesión de su santo Patrono.

Quiero terminar estas pocas líneas invitando a todos a seguir rezando y pidiendo la intercesión de san Jose, por nosotros y por toda la Iglesia; Así lo expresa el Papa san Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica Redemptoris Custos – (Custodio del Redentor):

Aún hoy tenemos muchos motivos para orar con las mismas palabras de León XIII: «Aleja de nosotros, oh padre amantísimo, este flagelo de errores y vicios… Asístenos propicio desde el cielo en esta lucha contra el poder de las tinieblas…; y como en otro tiempo libraste de la muerte la vida amenazada del niño Jesús, así ahora defiende a la santa Iglesia de Dios de las hostiles insidias y de toda adversidad» Aún hoy existen suficientes motivos para encomendar a todos los hombres a san José”

Padre Daniel Atilio García IVE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *