Historia de las Jornadas de Monaguillos

       “Dejen que los niños vengan a mí” (Lc. 18,16)

Como sabrán nuestra parroquia cuenta con 24 capillas. En cada una de ellas suele haber un grupo de monaguillos que asisten al sacerdote en las Misas o a los celebrantes de la Palabra cuando el sacerdote no puede ir. Los números de chicos varían en las distintas comunidades. En algunas capillas hay sólo dos chicos y en otras hay hasta 25, o 30, como es el caso del centro parroquial.

Hace algunos años atrás, para ser exactos el mismo año en el que inició nuestro Instituto su trabajo en estas tierras, el entonces diácono Pablo Gómez, tuvo la idea de reunir a los chicos del centro parroquial en algo que llamó “Jornada de Monaguillos”.

Como esta reunión tuvo gran éxito, posteriormente se iniciaron las Jornadas de Monaguillos de toda la parroquia.

En los inicios las hubo de diversos modos, unas exclusivamente de competencias de fútbol entre comunidades, otras de competencias de conocimiento litúrgico. La idea era poder llegar a los monaguillos con los cuales no se puede hacer un trabajo sistemático.

Brillan entre las jornadas llamativas la que se organizó en Tatí Yupí. Y para la cual Itaipú Binacional puso servicio de colectivos para transportar a los chicos.

Hasta el momento se han organizado 13 Jornadas de Monaguillos, contando la realizada el día 30 de abril de este año 2017.  Dos en la capilla San Sebastián, dos en la capilla Sagrada Familia, cuatro en el centro parroquial, dos en San Miguel Acaray, una en San agustín, una en Tatí Yupí y una en la capilla Virgen de Caacupé.

Una Jornada de Monaguillos no es algo que se improvisa. Pues implica mucho trabajo previo de preparación. Y la comunidad designada para ser la anfitriona debe unir todas sus fuerzas en un trabajo de organización logística grande. Ellos deben tener en cuenta el lugar donde se celebrará la Santa Misa (la cual generalmente es al aire libre porque son tantas las personas que asisten que las iglesias no dan abasto); la comida de los chicos, el servicio de cantina, el audio, los lugares deportivos, etc.

Ahora las Jornadas de Monaguillos tienen dos items importantísimos, el catecismo y el fútbol.

Para el catecismo los chicos cuentan con un breve “Manual del Monaguillo” en el que tienen explicaciones de cosas litúrgicas, oraciones propias y el famoso catecismo llamado “de las 93 preguntas”.

¡Pues bien! Luego de esta introducción paso a contarles lo vivido el pasado domingo 30 de abril, en el cual tuvimos nuestra Jornada de Monaguillos número 13 en la capilla “San Miguel Acaray”.

Todo comenzó a las 7 de la mañana, hora en que los chicos venidos desde 13 comunidades de la parroquia se revistieron y formaron para la procesión inicial. Ésta fue realizada por la calle del km. 12 Acaray. Llenaba el alma ver a tantos “servidores del altar” rezando y cantando juntos.

Terminada la procesión comenzamos la Santa Misa, en la cual me ayudaron ¡190 monaguillos!

El tema de la prédica fue el modo en el que el Monaguillo debe vivir cada parte de la Misa. Posteriormente se realizó el cambio de hábito de los que subían de grado (en la parroquia tenemos una triple jerarquía: los nuevos son llamados “monaguillos” y usan alba, cíngulo y esclavina; los que ya han perseverado al menos un año son elevados al grado de “acólitos”, ellos usan sotana roja y roquete; finalmente el grado más alto se llama “pequeño clero” y usan sotana negra, roquete y cruz.

Terminada la celebración de la Eucaristía los chicos desayunaron y se colocaron la ropa deportiva. Mientras tanto yo me aboqué a recolectar las listas de buena fe.

Pocos minutos después daban inicio las competencias. Jugaban simultáneamente dos partidos, uno de la categoría 8-12 años y otro de la categoría 13-16. Al mismo tiempo las capillas por turnos iban pasando por la competencia de catequesis, en las cuales sacaban un número y se les hacía la pregunta correspondiente a ese número. Eran 20 preguntas por capilla.

Al mediodía cortamos las competencias para hacer una visita al Santísimo. Ahí los chicos tuvieron una enseñaza sobre la importancia de mantener el alma limpia y por tanto la importancia de la confesión frecuente.

Después se realizó el almuerzo. Poco rato después reanudamos las competiciones.

Hacia las 4 de la tarde terminaron las competencias de fútbol y catecismo en grupos, por lo que reunimos a los chicos y los preparamos para una competencia que hemos llamado “el Monaguillo que más sabe de catecismo en la Parroquia”. Cada comunidad presentó un participante. Públicamente se iniciaron los sorteos de pregunta y las respuesta. El error era considerado eliminación directa. Luego de un rato quedaron 3 chicos que se disputaban el primer puesto, pero por la exactitud de cada uno decidimos un triple empate entre el representante de la Parroquia, el de la capilla San José Esposo y el de San Cayetano.

Ya finalizando el día hicimos la entrega de premios a los ganadores del catecismo, y dimos los resultados finales de todas las competencias. El premio a esto siempre es una copa. Resultó ganador en esta ocasión el grupo de Monaguillos del centro parroquial.

Fue realmente un día hemoso en el que gracias a un ambiente sano y alegre los chicos crecieron en el amor a sus comunidades y a la Iglesia en general.

Rogamos al Señor hecho Eucaristía que conquiste estos corazoncitos para que nunca se alejen de Él, y más, para que de este grupo de chicos florezca la Iglesia en Santas y abundantes vocaciones.

En Cristo y María… Y encomendándome a sus oraciones…

Padre Pablo Pérez, IVE

 

 

2 thoughts on “Historia de las Jornadas de Monaguillos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *