Campamento de Monaguillos 2018

“La Eucaristía y la Virgen son las dos columnas que han de sostener nuestras vidas” (San Juan Bosco)

Como todos los años hemos podido realizar una vez más con los chicos del centro parroquial el campamento de Monaguillos. Este año participaron 48 niños y adolescentes quienes fueron asistidos por mí, y por 6 adultos más.

Los inicios del campamento de cada año se dan muchos meses antes del campamento, tiempo en el cual nos ponemos en marcha para conseguir los fondos para el mismo. Esta vez lo hicimos mediante la venta de libros religiosos y organizando una pollada con el grupo de padres que gracias a Dios se pudo conformar como tal.

El campamento lo realizamos esta vez en la casa de retiros “Divino Niño Jesús”, la cual es muy propicia para este tipo de actividades por su gran parque, por sus canchas al aire libre y una techada. Por su insfraestructura en general. Y lo pudimos hacer gracias a la generosidad del dueño de la misma, quien nos la dejó a un precio inpensado.

Las actividades comenzaron el 22 de enero cuando salimos hacia la casa con los chicos, al llegar dividimos los equipos, las habitaciones y comenzaron las competencias. Este espíritu competitivo, además de hacerlo atractivo a los niños les ayuda mucho a practicar virtudes como el compañeismo, la generosidad, la alegría, etc.

Al mismo tiempo que se tienen la competencias los chicos tienen actividades espirituales fuertes, como la Santa Misa diaria, las charlas formativas, el Santo Rosario con procesión en las tardes, etc.

Es un momento propicio para corregir errores que se han visto durante el año y valorar las virtudes de cada uno.

Hemos recibido una protección especial del Señor en cuanto a las tormentas, ya que se pronosticaban muchas y sólo tuvimos una que casi no nos afectó, pues duró poco tiempo.

Luego de concluído el campamento de 5 días hemos podido saborear algunos frutos en cuanto a cosas que a los chicos se les recomendó en el campamento y procuraron mejorar.

Que Cristo Rey, San Tarsicio y la Santísima Virgen nos sigan dando fuerzas y entusiasmo para continuar haciendo bien a los jóvenes y niños.

Padre Pablo Pérez, IVE