Oguahema la consagración

“Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia.”

“¡Orad! ¡Rezad mucho! Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo plegarias y sacrificios.”

Con estas palabras el ángel de Portugal manifestaba a los pastorcitos de Fátima, la predilección de Dios por estas almas y la misión encomendada.

¡Rezad mucho! Cuanto puede enseñarnos un niño, con la oración simple, con el amor sincero y con la sencillez de su fe. Ellos creen y creen, y al creer aman. Y es así como doce niñas del grupo vocacional del apostolado realizado por las hermanas y aspirantes, se preparan para realizar su consagración al Inmaculado Corazón de María.

Queremos ser “Hijas de María”, y como San Francisco y Santa Jacinta, nos comprometemos “a reparar el Corazón Inmaculado de María y consolar y dar alegría al Corazón de Jesús.” Es el compromiso que realizarán las niñas, el día del Inmaculado Corazón.

El apostolado se hizo extensivo a las familias, ya que para preparar a las niñas, los padres de las mismas se comprometieron a ayudarlas durante la semana con el rezo diario del Santo Rosario y pequeñas reflexiones.

Por una gracia especialísima de Dios, este año el grupo vocacional, tiene un matiz muy particular, y es que las niñas son de muy diversas edades, pero la mayoría son muy pequeñas. Estas grandes pequeñas como Santa Jacinta, han descubierto su tesoro, y lo encuentran en el Sagrario. Es por ello que la gracia de contar con un oratorio en nuestro aspirantado, se lo debemos también a las niñas que se propusieron rezar para que Jesús Sacramentado pudiera estar entre nosotras.

Ciertamente que como decía el Ángel de Portugal, “Los corazones de Jesús y de María, tienen sobre vosotros designios de misericordia”, los Sagrados Corazones han puesto su predilección sobre estas almitas.

Recemos para que esta consagración que realizarán las niñas, las lleve a amar cada vez más a Jesús y María, y perseveren en el compromiso de reparar y consolar los Sagrados Corazones.

Ponemos a todas las vocaciones en el Sagrado Corazón de Jesús y en el Inmaculado Corazón de María.

Hermanas y aspirantes
Aspirantado Santa Jacinta Marto