Los Monaguillos de novenario

Entre los días 6 y 14 de agosto el grupo de monaguillos “San Tarsicio”, ha realizado su novena al Santo Patrono en la Parroquia, para concluir el día 15 con las fiestas patronales.

A lo largo del año estos niños colaboran con nosotros en las distintas capillas y en el mismo templo parroquial. Es por eso que quisimos reunirlos a todos en esta ocasión para celebrar al pequeño niño mártir que es patrono del grupo.

Novenario

Durante los días del novenario las distintas capillas de la Parroquia fueron participando de la Santa Misa según les quedaba mejor. Aunque hubo algunas que particularmente hicieron el esfuerzo de traer a los chicos todos los días. Es por eso que cada día teníamos entre 30 y 50 monaguillos en Misa. Terminando luego con una pequeña merienda.

Santo Patrono

Durante el novenario surgió la idea de comprar una linda imagen del patrono para tener en las distintas actividades que con ellos realizamos. Y fueron los chicos de la capilla Sagrado Corazón, con la colaboración de sus padres y coordinadores, quienes generosamente organizaron una rifa para pagar el santo. Yo averigüé en un local donde hacen lindas imágenes y me dijeron que providencialmente tenían uno preparado para vender. Es por eso que luego de pedir algunos detalles para la imagen lo compramos, teniéndolo ya en la parroquia desde las primeras vísperas de su fiesta

Patronal

El día 15 desde las 6 de la tarde los coordinadores estuvieron llegando con sus grupos de chicos y con la comida para los festejos.

A las 7 comenzó la Misa con unos 150 monaguillos, por lo cual la procesión de entrada duró unos 10 minutos…

En la Misa los chicos, sus padres, coordinadores y yo consagramos nuestro grupo a la Santísima Virgen María. Luego se bendijo la imagen del santo, unos cuadros del mismo que se prepararon para cada capilla, y unas medallas también de San Tarsicio que se les repartió a todos los monaguillos

A la salida de la Misa se tuvieron los festejos en los que abundaron los panchos, la gaseosa y la torta.

Con profundo agradecimiento miramos al cielo luego de estos días de gracia y nos alegramos, porque esos monaguillos de hoy son el futuro de la Iglesia y de la patria mañana. Dios los siga teniendo junto a Él en la Santa Eucaristía.

Los encomendamos a ellos, a sus padres, coordinadores y a nosotros mismos a sus oraciones, para que podamos seguir creciendo juntos en la fe.

Padre Pablo Pérez, IVE